¿Cuándo acudir al Logopeda?

  • Habla infantilizada o difícil de comprender por el adulto.
  • El niño tiene un vocabulario reducido y tiende a utilizar un lenguaje telegráfico, con ausencia de artículos y pronombres.
  • Abusa de los gestos y la mímica para expresarse.
  • Omite y/o sustituye unos fonemas por otros que le resultan más fáciles de pronunciar.
  • Distorsiona el lenguaje y da lugar a palabras casi ininteligibles.
  • Problemas con la lectura, la  escritura, comprensión lectora y el aprendizaje.
  • Dificultades en el cálculo y enunciados de problemas.
  • Repite de forma convulsiva una sílaba o varias durante la emisión de una frase.
  • Presentar retraso general en el desarrollo del lenguaje.
  • Interrumpe el habla por completo y continúa, pasado un tiempo, de forma repentina.
  • Muestra predisposición al aislamiento o ausencia de comunicación.
  • Está afónico con demasiada frecuencia.
  • Respira con la boca abierta.
  • Se bloquea o repite sonidos involuntariamente.
  • Dificultades para discriminar los sonidos.
  • Se registran cambios drásticos en su voz.
  • Problemas para deglutir, masticar…
  • Diagnostico de alguna enfermedad neurodegenerativa como Parkinson, Alzheimer…
  • Que haya padecido un accidente cerebro-vascular (Afasia).
  • Pérdidas de lenguaje, vocabulario, memoria…
  • …entre otras.

back

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR